Instrucciones para desayunar una granadilla

Seleccione una granadilla de un diámetro similar al de la mitad de la palma de la mano. Observe el color. Que sea un tono amarillo bajo (casi anaranjado), con diminutos puntos blancos sobre la cáscara. Examine que no hayan restos de color verde por ninguna zona de la corteza.

Si nadie está cerca para verlo y creer que está loco, agite la fruta un par de veces cerca de su oreja. Si genera un sonido muy apagado, es la granadilla ideal. Si no, póngala de regreso en la cesta y repita el proceso. Para esta primera selección no es necesario usar el olfato.

En casa, proceda a lavar la fruta con una pizca de jabón y póngala a secar al aire libre. Déjela reposar lejos de las naranjas para evitar el contagio de hongos verdes azulados.

Una vez servida para el desayuno, coloque una servilleta desdoblada sobre la mesa para recoger la cáscara. Con los dedos pulgares haga presión en el ecuador de la fruta para triturar la delgada corteza. Hágalo hasta la totalidad de la circunferencia.

Luego, con una velocidad de prestidigitador, hunda ambos pulgares unos dos centímetros dentro del tejido blanco que recubre el interior y separe rápidamente ambos hemisferios hasta que una fina membrana interna sujete las mitades.

A continuación verá el dulce interior y percibirá un suave aroma de caramelo. Verifique que el color gris del interior no sea demasiado opaco. Si es así, la azucarada pulpa que envuelve la oscura pepa tendrá un sabor desabrido. Quizá el resto de granadillas tengan un interior igual.

Si todo tiene apariencia de normal, introduzca una cuchara por el borde de la cáscara hasta llegar al fondo de la misma. Levante suavemente la cucharilla con cuidado de no derramar nada al exterior. En caso que suceda, retenga la tentación de consumir esas pepas derramadas. Sería peligroso para la salud.

Repita el procedimiento anterior. Hágalo hasta completar la primera mitad. Luego, continúe con la segunda mitad utilizando el mismo recurso. Una vez terminado el contenido, proceda a recoger la servilleta y llevarla hasta el tacho de la basura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario