El YouTube de Ray Bradbury.

Después de leer el fabuloso libro Fahrenheit 451, me interesé por conocer más de su autor. Sobre todo en lo relacionado con cuestiones del oficio de escribir. En varias conferencias, Ray Bradbury siempre aconseja leer de todo sin prejuicios. El fin de aquella recomendación es enriquecer nuestro acervo de ficciones y datos. De esa forma, mientras se escribe, aparecerán en la mente ideas provenientes de recuerdos y lecturas previas. Algo siempre muy necesario mientras estamos enfrentados a la espeluznante hoja en blanco. ¿La misma receta funcionaría en otros campos, como la música? Valía la pena hacer el intento.

Músico no soy, pero sin acordes y sonidos pop no podría iniciar bien la mañana y terminar el día. YouTube se ha convertido en mi infaltable rockola. Apenas despierto, presiono el botón de play y los sonidos agudos del heavy metal o los ritmos latinos invaden cada rincón de la casa. Con el uso, esta web configura la lista de reproducción en base a los vídeos vistos. El problema es que siempre repite una y otra vez las mismas canciones. Eso aburre. Y a veces fastidia tanto que no hay más remedio que dar clic a No me gusta en la canción para que deje de aparecer en el repertorio (a pesar de que la canción sea buena). Lo gratis nunca ha sido perfecto.

La música, en especial el heavy metal, ha sido parte inseparable de mi vida desde 1998. Por aquellos años de finales de siglo, el acceso a cassettes o CDs resultaba prohibitivo. La variedad fue escasa y con suerte se hallaba material reproducible en alta fidelidad. Como todo aquello que se desea (y escasea) genera expectativa, era una hazaña admirable completar la colección de discos de alguna banda favorita. Claro que, si tenías dinero, podrías importar de casas musicales de la capital el material original. Pero en aquellos tiempos sobraban las ganas de coleccionar música pero faltaba el circulante. Nunca imaginé que con el pasar los años llegaría toda la música posible a través de un solo link.

Y aquí entra el consejo de Ray Bradbury. Navegando por YouTube es fácil dar con discos completos de innumerables bandas de calidad. Es tanto el material disponible que sin un plan sería complicado escuchar lo más posible. Por eso, desde hace unos meses, cada día suena en casa un nuevo disco de alguna banda X. En general son álbumes de heavy metal. Pero en la variedad para escoger, también he dado con discos de otros géneros que han valido la pena escuchar. He descubierto un sinfín de melodías muy agradables. Canciones tan potentes que me quedo sorprendido de no haberlas escuchado antes. Pues sí, Ray, hay que cultivar en el huerto todo tipo de hierbas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario